Lugares súper particulares que puedes conocer en madrid

Cuando se habla de hacer turismo o de conocer una ciudad, siempre se buscan en los mapas o se consulta en las agencias de viaje cuáles son lugares más populares de la zona, Madrid no es la excepción de esto. Pero ¿qué pasaría si nos atreviéramos a descubrir aquello que casi nadie visita?

Hay diferentes opciones para recorrer en Madrid que nos dejarán sin aliento por su hermosura y valor histórico. Lo emocionante es que podrás tener la seguridad de que estos sitios no están atiborrados de turistas por lo que podrás disfrutarlos de una manera, si se quiere decir, más íntima.

¿Sabías que en esta ciudad existe una mini plaza que llama la atención por sus matices rojos? Pues se trata nada más y nada menos de la más pequeña de Madrid y lleva el nombre de plazuela de San Javier.

 

 

 

 

 

 

Continuando por un recorrido en la ciudad, se encuentra el cementerio de los ingleses. En un punto de la historia, a los oriundos de Inglaterra no se les permitía ser sepultados en cualquier camposanto ya que no eran devotos a la religión católica, por esta razón abrieron las puertas de este lugar. No es que sea un sitio de gran interés para los turistas, sin embargo tiene historias interesantes por conocer.

 

 

 

 

 

 

 

El jardín del Príncipe de Anglona es un parque que data del siglo XVIII. Es un lugar perfecto para quienes buscan desconectarse por un momento del estrés y el bullicio propios de la vida en la ciudad. Su arquitectura es bellísima pues está edificado sobre pisos de ladrillos, además que cuenta con una fuente, árboles y arbustos florales.

 

 

 

 

 

 

Si eres un amante de la comida, te interesará muchísimo conocer al restaurante más antiguo del mundo, que lleva el nombre de Botín. El lugar fue inaugurado para el año 1725 y hasta la fecha sigue sirviendo exquisitas opciones gastronómicas, siendo una de las favoritas el cordero y cochinillo asado en horno de leña. Dado su valor histórico, se encuentra entre las páginas del libro de récords Guinness.

 

 

 

 

 

 

¿Imaginas poder ver una película en una bodega? Pues esto es posible si visitas la antigua bodega San Blas que inicialmente fue construida para la conservación de barriles de vino. Está ubicada muy cerca de la estación de Atocha, en el barrio de las Letras.

 

 

 

 

 

 

Como un dato histórico de la ciudad, aparece la calle Rompelanzas que apenas mide 20 metros. El particular nombre se lo colocaron debido a que en el siglo XVI, cuando transitaban los carruajes de caballos, terminaban rotas las lanzas de madera de los mismos. Incluso en el lugar hay una placa conmemorativa que retrata este hecho curioso.

 

 

 

 

 

Los espacios naturales siempre nos regalan algo de magia y el Bosque Encantado no es la excepción. Se trata de un jardín botánico, repleto de arbustos podados con gran variedad de figuras. Cuenta con laberintos y en el lugar también se hacen exposiciones para los amantes de las plantas. Esta hermosura se encuentra en San Martín de Valdeiglesias.

 

 

 

Como ves, son varias opciones que puedes anotar en tu libro de aventuras, solo tienes que mirar un poco más allá de lo que se presenta ante tu vista.